Cargando...

Sistema de Autoconsumo

El autoconsumo es un esquema de generación eléctrica que te permite generar parte de la electricidad que necesitas en instalaciones próximas al consumo y asociadas a este. En las instalaciones de autoconsumo no aisladas, la red de distribución aporta la electricidad que tu instalación no sea capaz de generar, por lo que no te quedarás sin suministro en ningún momento.

  1. Generador fotovoltaico

    Las células fotovoltaicas agrupadas en módulos o paneles transforman la radiación solar (directa e indirecta) en electricidad en corriente continua.

  2. Inversor

    La corriente continua generada es transformada en corriente alterna en el inversor, siendo el encargado de mantener la señal de salida en las condiciones adecuadas de tensión y frecuencia. Este dispositivo puede contar también con un mecanismo de inyección cero, que permite ajustar en cada momento la producción fotovoltaica a la demanda eléctrica evitando así cualquier energía excedentaria que pudiera ser vertida a la red.

  3. Almacenamiento (opcional)

    En función del perfil de consumo y de la generación de la instalación de cada cliente, puede ser conveniente integrar en la instalación un sistema de almacenamiento eléctrico mediante baterías. Estas baterías acumulan la electricidad generada en la instalación fotovoltaica en periodos de baja demanda eléctrica, incorporando la energía almacenada al sistema cuando este lo requiera.

  4. Red de distribución

    La instalación eléctrica del inmueble permanece conectada a la red de distribución en todo momento, complementando a la generación fotovoltaica cuando esta no sea suficiente para cubrir la demanda y evitando que se produzcan fallos en el suministro.

  5. Equipos de medida

    Es preciso disponer de los equipos que permitan medir los flujos de energía y la correcta facturación de los peajes y tarifas eléctricas.