Cargando...

Iluminación - Consejos prácticos

 Siempre que pueda, aproveche la luz natural.
 Utilice en su hogar colores claros para paredes y techos para aprovechar mejor la iluminación natural y reducir la artificial.
 Apague siempre las luces en las habitaciones que no esté utilizando.
 Minimice la iluminación ornamental en jardines y otras zonas exteriores.
 Limpie a menudo las lámparas y las pantallas, así aumentará la luminosidad sin aumentar la potencia.
 Adapte la iluminación a sus necesidades y tenga en cuenta que con la iluminación localizada conseguirá, además de ahorrar energía, ambientes más confortables.
 Utilice bombillas de bajo consumo en vez de las bombillas incandescentes, duran 6 veces más y ahorrará hasta un 80% de energía.
 Use lámparas electrónicas ya que durán más, aguantan un mayor número de encendidos y apagados, y consumen menos que las lámparas de bajo consumo convencionales. Sabrá distinguirlas por su peso: mientras que las convencionales pesan en torno a los 400 grs. las electrónicas pesan unos 100 grs.
 Coloque reguladores de intensidad luminosa de tipo electrónico (no de rostato).
 Utilice tubos fluorescentes donde necesite más luz durante muchas horas, como en la cocina.
 Use detectores de presencia para que las luces funcionen automáticamente en aquellos lugares poco habitables como vestíbulos, garajes o zonas comunes.