Cargando...

Termo - Consejos prácticos

 En los meses de verano, cuando no es necesario que el agua salga tan caliente, reduzca la temperatura accionando el termostato.
 En ausencias prolongadas, superiores a tres o cuatro días, desconecte el aparato. Si la ausencia escorta, es preferible reducir la temperatura del tersmotato y dejar conectado el termo.
 Ahorre en la ducha entre un 4% y un 6% de energía con los reguladores de temperatura con termostato.
 La temperatura aconsejada para disfrutar de una agradable sensación en el aseo personal es de 30º a 35º.
 Mantenga los grifos en buen estado para que no goteen, ciérrelos completamente después de su uso y repare en seguida los que presenten fugas de agua. Un grifo que gotea puede gastar al mes 170 litros de agua.
 Tenga en cuenta que en una ducha se consume la tercera parte de la energía que se consume en un baño.
 No utilice más agua caliente de la necesaria. Por ejemplo, no deje el grifo abierto mienstras se enjabona o se lava los dientes.
 Adquiera cabezales de ducha de bajo consumo, permiten un aseo cómodo gastando la mitad de agua y de energía.
 Puede colocar en los grifos reductores de caudal (aireadores).